19 - Viernes 18 de marzo de 2011 - El Chaltén

Antes de nada: me parece que a algunos se os puede haber pasado desapercibido que hay dos posts posteriores (no soy tartamudo, pero no hay otra manera de escribir esto) a la petición de música. Por causas de eso de la internet, han quedado detrás aunque deberían ir delante.

El Chaltén

Como preveía, en el Chaltén no quedaba ni un escalador. Es más, el sitio que me esperaba encontrar (un pueblo jipi-escalador, con libros de escalada, reseñas de ascensiones, corrillos de recios escaladores de todo el mundo mundial comentando sus últimos asedios) era más bien un pueblo superorientado al turismo, carísimo, petado principalmente de israelíes y con nada que te haga darte cuenta del brutal campo de juego que es para las hazañas que se llevan a cabo allí.

El Chaltén o Fitz Roy

Por supuesto, me acerqué todo lo que pude al Cerro Torre, que no es mucho porque tiene un glaciar bastante cojonudo en su base. Tomé la ruta de la Loma del Pliegue Tumbado (parece un topónimo de mapa pirata del tesoro) con un día impresionante, con calor y todo, pero justo cuando llegué al punto más alto, desde el que se divisaba todo el Valle del Torre, cambió el tiempo y se puso a soplar un aire que, aunque había sido previsor puesto que conocía los legendarios cambios de tiempo en el macizo, me pelé de frío.

Aun así, como me había subido un libro de croquis de las vías, estuve identificándolas mirando la Pared Este durante casi una hora. Y flipando mucho, claro. Un mar de roca. Sabes cuándo entras pero no cuándo ni cómo sales. Y después de todo lo que hayas tenido que pelear contra la roca y los elementos, te queda el hongo de hielo somital. Hay que ser de otra pasta diferente a la mía para meterse en esa pared.

Aquí se ve pequeño, pero esa pared son 1300 metros totalmente verticales
Había subido el segundo de los sobres de jamón serrano que traje de estraperlo desde España para celebrar que estábamos ahí los dos, el Torre y yo, pero como me recibió de malas maneras decidí castigarlo y no lo abrí. Además, pensé que igual molaba comerlo con el gallego que regenta un albergue para ciclistas en Villa O´Higgins, dentro de una semana. Por si tiene morriña.

Como odio mucho muchísimo (muchisimísimo) regresar por el mismo sitio, decidí hacer una miguelada y, saltándome la normativa del Parque, decidí probar a ver cómo se volvía por el propio Valle del Torre. Un triple vadeo de río glaciar y varios renuncios con llegada casi de noche a El Chaltén me dejaron más que satisfecho.

En general hizo bastante malo esos días, pero uno de ellos conseguí escalar en La Vaca Muerta, una zona muy conocida a un minuto del pueblo que cuenta con varios bloques abiertos por famosos del tema, desde Dean Potter a Alex Huber, pasando por los mismísimos Pou.

El resto del tiempo lo empleé en gastar perres en las cosas más básicas -alimentación de supermercado y alguna cerveza- y en buscar junto con otros ciclistas la manera más barata de llegar a Villa O´Higgins, el inicio de la Carretera Austral en Chile. Esto de "la manera más barata" tiene un sentido: resulta que para hacer el cruce de la Cordillera es necesario coger dos barcos. El del lado argentino cuesta 90 pesos (20 euros para 3/4 de hora) y el del lado chileno 40.000 (casi 70 euros). O sea, mucho. Hablando con una gente y con otra llegamos a la conclusión de que, aunque a pie habría manera de escaquear algún pago, con las bicicletas sería muy difícil. Además, ya hay un cacho de camino muy difícil impepinable que hay que hacer empujando la bici en algunos tramos, con lo que hacer experimentos con toda la carga que llevamos es un poco arriesgado. Otro tema es que ahora en marzo, final de verano y de la temporada turística, el segundo barco sólo sale los sábados, así que perder uno implica quedarse vendido en tierra de nadie, una zona deshabitada y totalmente aislada, durante toda una semana y no apetece.

No conocía yo esto, pero hay una empresa australiana -que ya está instalada en muchos otros sitios- que alquila fregonetas preparadas para dormir. Hablé con los alemanes que iban en esta y se habían hecho 2000 km de ripio sin ningún problema mecánico. Lo que no sé son los precios.
http://www.wickedcampers.co.uk/

Publicidad jevi del Correos argentino. Lo que me pregunto es qué pasa si eres tía y te toca un quad

Tango, un perro con mucha personalidad


¡ATENCIÓN!

No os perdáis la próxima entrega. La etapa más épica de la historia. Risas, llanto, suspense, barro, soledad, sangre, tenacidad, frustración, nada de sexo...

Muy pronto en vuestro navegador favorito.


Tango y Cash

4 comentarios:

Mateo dijo...

Vaya pedazo viaje! Ánimos de Mateo desde Asturias!

mctitiritran dijo...

Me pongo a buscar algo acerca de ese pico y encuentro que hay una peli http://www.youtube.com/watch?v=RlkXj4iAGUY
el lugar es precioso Miguel, disfrútalo.
Chanty

Rosina G dijo...

Oye, estamos atentos! y en ascuas!
"ascuas", vaya palabra. Ascuas ascuas ascuas

YO, ME, MÍ, CONMIGO dijo...

¿Mateo? ¿Mateo el pescador de lubinas?
Sí,Chanti. La peli es del enorme Werner Herzog sobre una idea del aún más grande Reinhold Messner, pero es una puta mierda (aunque mola).
Rosina ¡ciclista! No sé cómo es lo de hacerse forofo de un blog. Mejor pregunta a otru.

Publicar un comentario